web analytics

A los grandes despachos se les atraganta la Reforma Laboral: la sentencia Coca-Cola

En los primeros meses del año 2012 pude asistir a diversos seminarios y mesas redondas que analizaban la puesta en marcha de la Reforma Laboral aprobada en febrero de ese año. Todos estas conferencias, impartidas por grandes despachos de empresa como Garrigues, Cuatracasas o Sagardoy tenían un denominador común, sustituir el rigor técnico y jurídico por una suerte de fanatismo poco riguroso sobre las bondades de esa Reforma. En esas charlas pude observar como se invitaba a las empresas a ejecutar Expedientes de Regulación Temporal de Empleo o despidos de carácter colectivo, prometiendo a todas ellas que tras la flexibilidad impuesta por la Reforma Laboral no habría Juez ni Juzgado capaz de frenar estos despidos. Se equivocaron. Se equivocaron hasta el punto de que más de la mitad de los ERE tramitados en estos dos años, y que han acabado en el juzgado, han sido declarados nulos o contrarios a derecho.

El último ejemplo de esta situación lo hemos tenido a raíz de la sentencia dictada por la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional sobre el despido colectivo ejecutado por Coca-Cola Iberia Partners, que se encontró asesorada en todo el proceso negociador y judicial por Sagardoy Abogados . Esta compleja y muy recomendable sentencia, de fecha 12 de junio del 2014, aborda y aclara algunos de los puntos más controvertidos de la Reforma Laboral en materia de despidos colectivos ejecutados durante una huelga, sucesión empresarial, grupo de empresas laboral y previa subrogación de trabajadores y, por último, la reserva de ofertas empresariales para el último momento de la negociación.

La sentencia de la Audiencia Nacional considera que el despido efectuado por Coca-Cola Iberia Partners resulta nulo de pleno derecho por múltiples motivos.

a) Lo primero que debemos destacar de la sentencia es que la Audiencia Nacional considera que Coca-Cola Iberia Partners y las embotelladoras de esta marca de refrescos constituyen un grupo de empresas laboral, figura ilícita cuya existencia deriva precisamente de una serie de incumplimientos de la legalidad laboral y contable por parte de la empresa. Los elementos determinantes de esta ilegalidad son la existencia de prestamista laboral de trabajadores entre las diversas empresas del grupo, el incumplimiento de las obligaciones de contabilización con cargo a valor razonable, o el uso abusivo de la personalidad jurídica mediante sociedades sin dirección, entre otros. La institución del grupo de empresas laboral ha sido creada para proteger, en tales situaciones de ilicitud, los derechos de los trabajadores, no como una opción a disposición de las empresas para obtener ventajas en la negociación de un despido colectivo. Esta situación provoca la nulidad del despido, dada la irregularidad del periodo de consultas existente entre las partes, pues la existencia del grupo se revela sorpresivamente a los trabajadores precisamente para iniciar el despido colectivo y en beneficio exclusivo de Coca-Cola, dado que la causa alegada para el mismo solamente tenía virtualidad considerando la estructura unitaria del grupo. La Audiencia Nacional considera que se ha producido por tanto un completo y manifiesto incumplimiento de las obligaciones de información, consulta y negociación en el supuesto de cambio de titularidad de la empresa. Incumplimiento que se mantiene en el presente y se proyecta sobre el periodo de consultas del despido colectivo, porque en ese momento la información y documentación sobre la constitución del grupo todavía era incompleta y, además, porque el periodo se inicia sobre la base del incumplimiento de informar y negociar sobre el conjunto de la reestructuración proyectada, lo que implica mucho más que informar sobre una de las consecuencias más importantes de la misma en el aspecto laboral, como son los despidos, dado que no es ésta la única consecuencia laboral de la reestructuración.

b) Señala la Audiencia Nacional, en segundo lugar, que en el despido colectivo ejecutado por Coca-Cola Iberia Partners existen fuertes indicios de que la empresa no buscaba realmente un acuerdo con los representantes legales de los trabajadores, sino una negociación individual con los trabajadores afectados mediante ofertas para los voluntarios de una entidad económica ciertamente importante. Esa conducta empresarial, a juicio de la Audiencia Nacional, no sería compatible con los principios de transparencia y razonabilidad que deben informar la actitud negociadora de la empresa en el periodo de consultas, como manifestación de la buena fe negocial.

c) En último lugar destaca la Audiencia Nacional que el Expediente de Regulación de Empleo ejecutado por Coca-Cola también resulta nulo como consecuencia de la actuación empresarial durante la negociación del periodo de consultas del mismo, al vulnerar el derecho fundamental a la huelga reconocido en el artículo 28. 2 de la Constitución, de los trabajadores  de la empresa CASBEGA en Madrid, mediante lo que comúnmente se conoce en el ámbito del derecho del trabajo como “esquirolaje”. La conducta empresarial consistió en modificar las rutas de distribución del producto fabricado en las diversas factorías para suministrar producto a la plataforma logística de la empresa Casbega en Madrid, permitiendo así abastecer dicha plataforma para suministrar al mercado minorista que cubría. Luego el hecho de que la plataforma logística de Madrid se suministrase por otras fábricas del grupo, al estar sus trabajadores en huelga, implicaba una modificación organizativa del grupo, que solamente tiene como explicación la intención de paliar los efectos de la huelga. De todo lo anterior resulta que las medidas empresariales, modificando la producción y los canales de distribución del producto para mantener el suministro de la zona centro cubierta por la producción del centro de Fuenlabrada, aunque fuesen lícitas en condiciones de normalidad productiva, no lo son cuando tienen por efecto un vaciamiento del contenido del derecho de huelga, o una desactivación o aminoración de la presión asociada a su ejercicio. Esa conducta, vulneradora del derecho fundamental de huelga, ha tenido una incidencia directa en la negociación del periodo de consultas, puesto que la huelga cuyos efectos ha minorado y desactivado se llevaba a cabo durante el periodo de consultas y, precisamente, como instrumento de presión por parte de los trabajadores en el proceso de negociación colectiva del despido colectivo. De ahí que la negociación del periodo de consultas se haya visto afectada por esa conducta empresarial contraria a derechos fundamentales, lo que es también causa de declaración de nulidad del despido colectivo.

Demasiados errores de bulto se han cometido durante la negociación y el proceso judicial del ERE de Coca-Cola, y es que esto es lo que sucede cuando la ideología y el lobby sustituyen al rigor técnico y jurídico, algo cada vez más frecuente en los grandes despachos.

Clip to Evernote

About Fabián Valero Moldes

Fabián Valero Moldes (Vigo, 1975). Soy Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio desde el año 2006. Me dedico a la abogacía y la consultoría, y soy especialista en Derecho del Trabajo, Seguridad Social y personal al servicio de las Administraciones Públicas. Colaboro con el Departamento de Derecho del Trabajo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Trabajo de la Universidad de Vigo, pero también con medios de prensa nacionales y autonómicos y con editoriales especializadas como Francis Lefevre. Creo y defiendo que la Justicia es uno de los derechos fundamentales más importantes del ser humano. Si quieres localizarme escríbeme un email: fvalero@nexolaboral.com

2 Thoughts on “A los grandes despachos se les atraganta la Reforma Laboral: la sentencia Coca-Cola

  1. Muy bien por tu artículo por la aclaración del caso. Muy de acuerdo con tus opiniones. Con la reforma laboral grandes empresas y grandes despachos a frotarse las manos y a hacer negocios juntos. “La ideología y el lobby sustituyen al rigor técnico y jurídico”, muy atinado. Y es que la ley ya venía con una importante carga ideológica. Y algunos se han envalentonado pensando que todo vale.
    Un saludo.

  2. Muy atinado tu artículo Fabián
    Lo “normal” ,ahora, es la mala praxis y el aquí y el ahora.
    Suscribo todo lo dicho por Ignacio Jiménez Morillo y lo hago mio (con su permiso).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation