web analytics

El PP aplicaba a Bárcenas el Convenio de Oficinas: el contrato de alta dirección era fraudulento

Desde que el domingo 11 de agosto el diario El Mundo hizo pública la nómina de Luís Barcénas de mayo del año 2012, hubo dos elementos de su contenido que como laboralista me llamaron poderosamente la atención, concretamente la cuantía del salario base y de la antigüedad que aparecían en nómina. Digo que eran datos que me llamaban poderosamente la atención dado que tanto el salario base como la antigüedad son percepciones salariales propias de una relación laboral ordinaria, como la que puede tener cualquier trabajador, y no de la de un alto directivo, que fue precisamente el tipo de contrato que formalizaron Bárcenas y el PP el 16 de abril del año 2010. Al mismo tiempo, la pequeña cuantía destinada en nómina a salario base, (1.140,06 €) y la antigüedad, (432,90 €), invitaba a pensar que a Bárcenas se le estaba aplicando algún Convenio Colectivo, por lo cual no estaríamos precisamente ante una relación especial de alta dirección.

Mi primer intento fue averiguar si existía algún Convenio Colectivo del Partido Popular, o en su defecto, del Partido Popular de Madrid, pero la búsqueda de un posible convenio colectivo de empresa resultó negativa. El siguiente paso fue buscar el convenio colectivo de ámbito provincial que más se ajustara a la actividad del Partido Popular, para lo cual acudí al Convenio Colectivo de Oficinas y Despachos de la Comunidad de Madrid 2009-2012. En las tablas salariales de este convenio se establece que el salario base del año 2010 para un trabajador del Grupo 1 sería de 1.103,89 €, a su vez, el artículo 10 de este Convenio de Oficinas y Despachos establece un incremento salarial del 1,50% para el año 2011 y del 1,75% para el año 2012. Aplicados estos incrementos a los 1.103,89 € previstos en la tabla del 2010 obtenemos que el salario base del 2012 seria de 1.140,06 €, que es exactamente la cifra que aparece en la nómina de Luís Bárcenas de mayo del 2012. Tenemos por tanto una primera y relevante conclusión, el salario base de Bárcenas en el año 2012 era el previsto para el personal titulado de grado superior en el Convenio Colectivo de Oficinas y Despachos de Madrid, lo cual no encaja precisamente con un contrato de alta dirección.

En segundo lugar analicé el complemento de antigüedad que aparecía reflejado en la nómina de Luís Barcenas en mayo del 2012 y que ascendía a 432,90 €, para lo cual estudié el artículo 14 del Convenio Colectivo de Oficinas y Despachos de Madrid. La redacción de este artículo del convenio es compleja, pero aun así conclusión resulta inequívoca, la cantidad reflejada en la nómina de Bárcenas en concepto de antigüedad se corresponde con la de un trabajador que prestaba servicios para el PP desde el año 1982 sin solución de continuidad, algo que por otra parte se reconocía en la cabecera de la nómina. El reconocimiento en nómina de una antigüedad previa, y el abono de la misma conforme a los parámetros fijados en el convenio colectivo, resultan acreditativos de la aplicación del Convenio Colectivo de Oficinas y Despachos de Madrid a la relación laboral existente entre el Partido Popular y Bárcenas.

Pero la clave final en todo esto se encuentra en el artículo 3.2 del Convenio de Oficinas y Despachos de Madrid, en el cual se establece expresamente que:

Se excluyen formalmente del ámbito personal de este convenio a los trabajadores comprendidos en los artículos 1.3, apartado c, y 2.1, apartado a, del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, aprobatorio del Estatuto de los Trabajadores (…)”

Cuando el Convenio de Oficinas y Despachos se refiere a los trabajadores comprendidos en el artículo 2.1.a) del Estatuto de los Trabajadores, está señalando precisamente al personal de alta dirección. Es decir, tenemos un convenio colectivo que expresamente establece que no puede ser aplicado a los altos directivos, y al mismo tiempo observamos como de la nómina de Bárcenas se desprende que este convenio colectivo se le estaba aplicando. Aplicar el Convenio Colectivo de Oficinas y Despachos de Madrid a la relación laboral con Bárcenas, cuando esta posibilidad resultaba prohibida por su artículo 3.2, supone que el contrato de alta dirección que unía a las partes era fraudulento y que, en consecuencia, la relación contractual era la propia de un trabajador laboral de carácter ordinario.

 

Clip to Evernote

About Fabián Valero Moldes

Fabián Valero Moldes (Vigo, 1975). Soy Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio desde el año 2006. Me dedico a la abogacía y la consultoría, y soy especialista en Derecho del Trabajo, Seguridad Social y personal al servicio de las Administraciones Públicas. Colaboro con el Departamento de Derecho del Trabajo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Trabajo de la Universidad de Vigo, pero también con medios de prensa nacionales y autonómicos y con editoriales especializadas como Francis Lefevre. Creo y defiendo que la Justicia es uno de los derechos fundamentales más importantes del ser humano. Si quieres localizarme escríbeme un email: fvalero@nexolaboral.com

11 Thoughts on “El PP aplicaba a Bárcenas el Convenio de Oficinas: el contrato de alta dirección era fraudulento

  1. Pepe on 12/08/2013 at 21:06 said:

    Vale; y?? Cuales son las conclusiones y donde se demuestra que tenía un Contrato de Alta Dirección?

    • Todos los medios de comunicación han hecho público que Bárcenas tenía con el PP un contrato de alta dirección. En cuanto a las conclusiones son las que se reflejan en el artículo, el contrato de alta dirección era fraudulento, por los motivos que se indican, y por tanto se puede presumir que la relación laboral de Bárcenas era una relación laboral ordinaria o común, como la de cualquier otro trabajador por cuenta ajena. Saludos

  2. Pingback: El contrato del PP a Bárcenas era fraudulento - elotrokiosko.net

  3. Gracias por la información. Sin embargo para alguien sin conocimientos específicos como yo me quedan algunas lagunas. Admites que en ninguna parte consta que dicho contrato se encuadre en un convenio; por lo tanto la coincidencia del salario base hay que interpretarla como una mera referencia que se tomó como modelo. ¿Porqué significa ésto que el contrato es fraudulento? ¿Qué es lo que tiene de fraudulento un contrato así? ¿Es que cotizaba de menos a la Seguridad Social?

  4. Mikel on 13/08/2013 at 9:25 said:

    Hola, yo te voy a preguntar sobre la denuncia de este tema que tu expones:
    veo que controlas de leyes (cosa que yo no…), porqué no denuncias o alguien denuncia este contrato fraudulento en un juzgado??? (o me equivoco y ya esta denunciado????)… en fin, estos cabr…s nos imponen los recortes mientras ellos se lo llevan crudo en todo momento y desde hace mucho tiempo!!!!… cuanta gaviota carroñera en ese partido de “guta”. Saludos y Gracias por la explicación aclaratoria!!!

    • Hola Mikel, en materia de fraude a la Seguridad Social, que sería el caso en el que nos encontramos, la denuncia habría que interponerla ante la Inspección de Trabajo de Madrid que sería el órgano competente para imponer una sanción por esta cuestión. Espero y deseo que alguien lo haya denunciado y esté siendo investigado. Saludos

  5. Hola. En primer lugar felicitarte por tu artículo.

    En segundo lugar comentarte que hay cosas que me chocan de este artículo y me hacen reflexionar.

    Dices que el salario base y la antigüedad son propias de un contrato laboral ordinario. Entiendo que ello es cierto pero ello no excluye que se puedan aplicar a un contrato de alta dirección como retribución pactada ya que el contrato de alta dirección se regula por el Real Decreto 1382/1985 y por la voluntad de las partes. El artículo 4.2 c) de este Real Decreto establece una libertad de pacto del salario, por lo que nada impide que se establezca un salario base y un complemento de antigüedad.

    El hecho de que se corresponda ese salario con el que establezca un determinado convenio colectivo no implica “per se” la aplicación del convenio colectivo a la relación laboral, que en principio como bien dices estaría excluida al personal de alta dirección.

    Entiendo que lo que determina la aplicación o no de una u otra normativa es el tipo de relación que une al Sr. Bárcenas con el PP y no la cuantía de su salario. Es decir, si existen facultades de dirección más o menos amplias. El grado de autonomía del Sr. Bárcenas y la procedencia de las instrucciones que recibía en caso de hacerlo. Y si los poderes de actuación del Sr. Bárcenas (en cuanto que alto directivo) se vinculan con “los objetivos generales de la empresa” . Criterios todos ellos recogidos en profusa jurisprudencia del Tribunal Supremo.

    En conclusión, si bien el salario aplicable podría ser indicativo de la aplicación de un convenio colectivo excluido del personal de alta dirección, no es suficiente para calificar a un contrato como fraudulento, debido a la libertad de pacto de las partes y debe acudirse a otros criterios que corroborn esta conclusión y que así lo indiquen, principalmente los que recoge la jurisprudencia del TS que ya he expuesto.

    Nuevamente felicitarte por el artículo y por el blog.

    Un saludo.

    José Ramón Oulego.
    Abogado

    • Hola José Ramón. Sin duda tu argumentación es solida y como bien dices es importante determinar el tipo de relación no contractual, sino en el día a día, que Bárcenas tenía respecto de su puesto de trabajo. Por lo que ha trascendido todas las partes reconocen que este señor no desempeñaba desde el 2010 tareas de tesorero, sino de carácter puramente administrativo, sin ostentar poderes de representación en el partido Popular, con lo cual la falta de asunción de funciones inherentes a la titularidad de la empresa así como de los elementos nucleares de su funcionamiento, vendrían a ser la prueba definitiva del fraude en la figura del contrato de alta dirección empleado para regular la relación laboral entre las partes. Por desgracia me temo que muchas de nuestras preguntas quedarán sin respuesta judicial. Gracias por tu aportación. Saludos

  6. Francisco Alonso on 13/08/2013 at 15:32 said:

    Hola. Afirmar que un contrato de trabajo es fraudulento sin conocer el contenido de ese contrato de trabajo es, cuanto menos, discutible. Yo no me fiaría de lo que pueda decir los medios de comunicación que, precisamente, no destacan por su rigor a la hora de informar sobre cuestiones de carácter jurídico, por sencillas que estas sean. Yo no conozco el contrato de trabajo de Bárcenas con el PP. Entiendo por tus palabras que tu tampoco. Por eso, hablar de su carácter fraudulento o del carácter nulo del mismo, personalmente, me parece aventurado. No encuentro conclusión alguna que de lugar a entender el carácter especial de la relación laboral ya que, para ello, no habría que analizar la nómina, sino los elementos que configuran aquella.

    Lo que si sabemos, al margen de conocer su nómina y, con ello, que cotizaba al régimen general de la Seguridad Social. Ni siquiera el hecho de que un juzgado de lo social haya admitido la demanda a trámite (lo cual se hace por sistema) nos indica el tipo de contrato, si estaba o no sujeta al RD 1382/1985. Tendrán que ser las partes quienes diluciden este extremo si es que es una cuestión que sea discutida por cualquiera de ellas.

    Saludos.

    • Hola Francisco. El contenido del contrato resulta hasta cierto punto irrelevante, pues en la contratación laboral debemos estar a la realidad de los hechos y no a lo dispuesto en el contrato. La nómina acredita que el salario base era el propio del Convenio de Oficinas y Despachos, así como la cantidad que percibía en concepto de antigüedad. Por otra parte la nómina refleja que la antigüedad de Bárcenas en la empresa ere de 1982, todo ello a pesar de que el contrato de alta dirección se formalizó en abril del año 2010. Existen por tanto tres datos relevantes que ponen de manifiesto la vinculación del contrato al Convenio de Oficinas y Despachos, y ese mismo convenio, en su artículo 3.2, excluye de su ámbito personal de aplicación a los altos directivos, de ahí el probable fraude al que hago mención en el artículo. En cualquier caso el derecho no es una ciencia exacta así que, como es lógico, hay opiniones para todos los gustos. Saludos

Responder a José Ramón Oulego Erroz Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation