web analytics

Bárcenas y el PP simularon un contrato para defraudar al SEPE y a la Seguridad Social

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid acaba de dictar sentencia en relación con el proceso de despido que enfrentaba a Luís Bárcenas con el Partido Popular, desestimando los recursos formalizados por ambas partes, confirmando en consecuencia la tesis fijada por el Juzgado de lo Social nº 16 de Madrid.

Recordemos que en la sentencia de instancia se declaró probado que durante el periodo comprendido entre abril de 2010 y enero de 2013 Luís Bárcenas percibía 21.300,08 € mensuales del Partido Popular, en su correspondiente nómina, y con las correspondientes retenciones a la Seguridad Social. Asimismo, también se declaró como hecho probado que en ese mismo periodo el Partido Popular puso a disposición de Bárcenas diversos medios materiales -un vehículo con chófer, marca Audi, servicio de informática- y personales -secretaria personal que incluso acudía a su domicilio particular cuando era requerida-. A pesar de las apariencias, la clave de la cuestión es que en el periodo comprendido entre abril del 2010 y enero de 2013 Luís Bárcenas no realizó trabajo alguno para el Partido Popular, y aquí es donde empiezan los problemas para ambos.

Señala el Tribunal Superior de Justicia con buen criterio jurídico, ya previamente expuesto por el Juzgado de lo Social nº 16 de Madrid, que estamos ante una simulación negocial, por tanto no hay despido improcedente como reclamaba Bárcenas, ni finiquito en diferido como señalaba María Dolores de Cospedal. Lo que tenemos delante, simple y llanamente, es un contrato simulado en el que tanto Bárcenas como el Partido Popular persiguen defraudar a la Seguridad Social y el Servicio Público de Empleo Estatal.

La simulación negocial existe cuando bajo la apariencia de un negocio normal se oculta otro propósito negocial que es precisamente lo que ha ocurrido en este caso, ya sea este contrario a la existencia misma -simulación absoluta-,ya sea el propio de otro tipo de negocio -simulación relativa-, figuras que examina la Sala de lo Social del Tribunal Supremo en sentencia de 18 de abril de 1990. En el caso del cese de Bárcenas resulta indiferente si hay una simulación absoluta o relativa, pues habiendo quedado acreditado que no existió relación laboral en el sentido de que no hubo prestación de servicios alguna -el negocio aparente- en el periodo comprendido entre el 16 de abril de 2010 y el 31 de enero de 2013, la única conclusión posible a la que se puede llegar es a que no pudo existir un despido cuando Bárcenas fue dado de baja en la seguridad social.  Partiendo de esto, acreditada la existencia de simulación negocial, ésta se presume absoluta y frente a esa presunción legal que recoge el artículo 1277 del Código Civil  habrá de probarse la existencia del negocio disimulado y que su causa es verdadera y lícita -artículo 1276 del Código Civil-, lo que no acontece en este caso a pesar de lo manifestado por María Dolores de Cospedal.

Parece que cuando Bárcenas y el Partido Popular pactaron esta simulación fraudulenta obviaron que con ello estaban incurriendo una infracción muy grave en materia de Seguridad Social, debidamente tipificada en el artículo 23.1.e), en los siguientes términos:

e) Incrementar indebidamente la base de cotización del trabajador de forma que provoque un aumento en las prestaciones que procedan, así como la simulación de la contratación laboral para la obtención indebida de prestaciones.

Recordemos que el PP ingresaba las correspondientes cuotas a la Seguridad Social por el contrato simulado que mantenía con Bárcenas, y que de esas cotizaciones fraudulentas, se han derivado prestaciones de Seguridad Social para el ex-Tesorero Popular, (desempleo, futura prestación de jubilación, etc.) Esas prestaciones tienen un origen fraudulento, dado que nunca se han correspondiendo con una relación laboral, sino con una mera simulación, y en consecuencia la actuación llevada a cabo por el Partido Popular constituye un ilícito laboral sancionable. La cuantía de la sanción para los incumplimientos muy graves en materia de Seguridad Social la fija el artículo 40.1.c) de la LISOS, y la misma puede oscilar en función de la gravedad del caso entre los 6.251 y los 187.515 euros. La cuantía del fraude, dada la abultada nómina que percibía Bárcenas y larga duración de la simulación, debería conducir a una sanción no precisamente pequeña para el Partido Popular

El propio Tribunal Superior de Justicia de Madrid, a la vista de la gravedad de los hechos, ha acordado remitir la correspondiente certificación de su sentencia a la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, al  SERVICIO PÚBLICO DE EMPLEO ESTATAL y a la INSPECCIÓN PROVINCIAL DE TRABAJO a los efectos oportunos. También ha acordado remitir esta misma sentencia a la AGENCIA TRIBUTARIA  y a la FISCALÍA DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID  a la vista del  posible fraude cometido.

Sentencia TSJ despido Bárcenas

Clip to Evernote

About Fabián Valero Moldes

Fabián Valero Moldes (Vigo, 1975). Soy Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio desde el año 2006. Me dedico a la abogacía y la consultoría, y soy especialista en Derecho del Trabajo, Seguridad Social y personal al servicio de las Administraciones Públicas. Colaboro con el Departamento de Derecho del Trabajo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Trabajo de la Universidad de Vigo, pero también con medios de prensa nacionales y autonómicos y con editoriales especializadas como Francis Lefevre. Creo y defiendo que la Justicia es uno de los derechos fundamentales más importantes del ser humano. Si quieres localizarme escríbeme un email: fvalero@nexolaboral.com

One Thought on “Bárcenas y el PP simularon un contrato para defraudar al SEPE y a la Seguridad Social

  1. Jesus on 05/05/2015 at 18:27 said:

    Pero esto qué es?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation