web analytics

La Audiencia Nacional avala, con límites, la preferencia del Convenio de Empresa

Han tenido que pasar siete meses desde la entrada en vigor de la Reforma Laboral, contenida en el Real Decreto Ley 3/2012, para conocer la primera sentencia relevante sobre uno de sus puntos más polémicos, la primacía aplicativa del Convenio de empresa.

Una de las características de la Reforma es que rompió el sistema tradicional de negociación colectiva existente en nuestro país, el cual se basaba en estructuras a nivel sectorial, (o en su caso estatal, autonómico y provincial), integradas por las organizaciones sindicales y las asociaciones empresariales, a las cuales les correspondía la negociación de los Convenios Colectivos. El Real Decreto ley 3/2012 rompe con este sistema, optando por atribuir primacía a los Convenios de Empresa, los cuales pasan a tener en todo caso prioridad aplicativa sobre una serie de materias recogidas en el artículo 84.2 del Estatuto de los Trabajadores.

Estaba claro que un cambio de semejante magnitud provocaría una elevada litigiosidad, tanto en relación con los Convenios ya vigentes como en aquellos cuya negociación se estaba produciendo en el momento de entrada en vigor de la Reforma Laboral. Hemos tenido que esperar al 10 de septiembre de este año 2012 para que la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional dicté la primera sentencia que aborda esta cuestión, la lucha entre el Convenio Colectivo Sectorial y el de Empresa. Las primeras valoraciones afirmaban, con toda rotundidad, que la Audiencia Nacional avalaba la Reforma Laboral y la primacía de los Convenios de Empresa. Sobre la primera de estas afirmaciones discrepo abiertamente, nuestros Magistrados no avalan o apoyan la Reforma Laboral, se limitan, como no podía ser de otra forma, a aplicarla conforme a nuestro ordenamiento jurídico, que es precisamente lo que de ellos se espera. Sobre lo segundo, es cierto que la Audiencia reconoce la primacía del Convenio de empresa, pero la sentencia tiene abundantes matices que es preciso analizar y que muchos de los analistas han pasado por alto.

La sentencia se puede resumir, para una mejor comprensión, en los puntos que señalo a continuación:

  • Los Convenios Colectivos de empresa gozan, desde el 12 de febrero de 2012, momento en que entró en vigor la Reforma Laboral, de prioridad aplicativa sobre cualquier otro Convenio Colectivo, ya sea de ámbito sectorial, estatal, autonómico o provincial, de modo que en caso de concurrencia siempre prevalecerá lo que disponga el Convenio de Empresa.
  • El Convenio de Empresa solo tendrá preferencia aplicativa sobre las materias contenidas en el art. 84.2 del Estatuto de los Trabajadores, es decir, sobre la cuantía del salario base y de los complementos salariales, incluidos los vinculados a la situación y resultados de la empresa, sobre el abono o la compensación de las horas extraordinarias y la retribución específica del trabajo a turnos, en materia de horario y la distribución del tiempo de trabajo, el régimen de trabajo a turnos y la planificación anual de las vacaciones, en materia de clasificación profesional de los trabajadores, sobre la adaptación de los aspectos de las modalidades de contratación que se atribuyen por la presente Ley a los convenios de empresa y en relación con las medidas para favorecer la conciliación entre la vida laboral, familiar y personal.
  • La preferencia en la aplicación del Convenio de Empresa solo se producirá desde la entrada en vigor del Real Decreto Ley 3/2012, es decir, desde el 12 de febrero del 2012. El contenido del art. 84.2 no tiene eficacia retroactiva.
  • Hasta el 12 de febrero del 2012, que es cuando entra en vigor la Reforma, los Convenios de Empresa carecen de preferencia aplicativa, y por tanto estos deberán respetar los mínimos marcados en el Convenio de ámbito superior, sea cual sea este. Esto supone el perfeccionamiento de los derechos que ya estuvieran adquiridos con anterioridad a la entrada en vigor de la Reforma Laboral.

  • A pesar de la nueva regulación los Convenios Sectoriales pueden seguir estableciendo reservas de negociación, pero lo que no pueden hacer es establecer una preferencia de aplicación que resulte contraria a las materias que el art. 84.2 le otorga al Convenio de Empresa.
  • El Convenio Sectorial no puede fijar cuantías salariales mínimas que puedan resultar contrarias al Convenio de Empresa, pero sí que puede fijar cuantías mínimas que serán de obligado acatamiento para otros Convenios inferiores como los Estatales, Autonómicos o Provinciales.

  • Por último, el Convenio de Empresa tendrá preferencia aplicativa a la hora de determinar la distribución del tiempo de trabajo, pero no en la fijación del tiempo de trabajo efectivo, como por ejemplo la duración del descanso dentro de la propia jornada en caso de que esta sea continua, (pausa para el bocadillo). Sobre esta última cuestión la regulación preferente seguirá siendo la del Convenio Sectorial.

Nos encontramos ante la primera de las muchas sentencias que están por llegar sobre la Reforma Laboral. Su contenido resuelve algunas dudas, pero al mismo tiempo abre otras que  como siempre iremos comentando en el blog y en las redes sociales donde podéis seguirnos.


 

Clip to Evernote

About Fabián Valero Moldes

Fabián Valero Moldes (Vigo, 1975). Soy Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio desde el año 2006. Me dedico a la abogacía y la consultoría, y soy especialista en Derecho del Trabajo, Seguridad Social y personal al servicio de las Administraciones Públicas. Colaboro con el Departamento de Derecho del Trabajo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Trabajo de la Universidad de Vigo, pero también con medios de prensa nacionales y autonómicos y con editoriales especializadas como Francis Lefevre. Creo y defiendo que la Justicia es uno de los derechos fundamentales más importantes del ser humano. Si quieres localizarme escríbeme un email: fvalero@nexolaboral.com

One Thought on “La Audiencia Nacional avala, con límites, la preferencia del Convenio de Empresa

  1. José Carlos Navajo on 20/09/2012 at 19:25 said:

    Hola Fabián,

    Muy bueno el artículo. Es muy valorable. Entiendo que estos puntos se han pasado por alto en las noticias que hemos leído sobre la sentencia ya que dichas noticias publicadas por los distintos medios especializados están redactadas por personas que son (o intentar ejercer de) periodistas especialistas en la materia pero no son juristas.

    Una duda, cuando dices que “Esto supone el perfeccionamiento de los derechos que ya estuvieran adquiridos con anterioridad a la entrada en vigor de la Reforma Laboral”, no significa que el convenio colectivo de empresa, siendo “el convenio posterior” no pueda disponer del contenido normativo del convenio colectivo sectorial (convenio anterior), ¿No? Es decir, si yo estoy cobrando “Según Convenio” y en febrero me pasan del convenio sectorial al convenio de empresa, entiendo que desde el 12 de febrero se me tiene que aplicar el salario que para mi categoría profesional estipule el convenio de empresa aunque este salario sea inferior al que marca el convenio sectorial ¿Correcto? Es decir, entiendo aquí no se produciría de forma automática (salvo que el convenio de empresa estipule otra cosa) una adquisición “ad personam” de la diferencia entre el salario anterior y el nuevo como si se tratara de una condición más beneficiosa.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation