web analytics

Arturo Fernández (CEOE): el precio de pagar en negro

“El ‘número dos’ de la CEOE, Arturo Fernández, paga parte del sueldo a sus empleados en negro”. Suena el despertador, es lunes, te cuesta levantarte más que cualquier otro día de la semana y desayunas con ese titular por cortesía de la Cadena Ser. Rabia, ira, hartazgo y otra serie de sensaciones vienen a mi cabeza. En síntesis, la Cadena Ser ha destapado que Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE, realiza presuntamente pagos salariales en B a sus trabajadores, es decir, en dinero negro. Esta práctica se vendría desarrollando  desde hace años y de un modo sistemático en todas sus empresas. Con independencia de la calificación moral y penal de estos hechos, en caso de que se confirmen, es importante abordar las consecuencias laborales que suponen estas prácticas, tanto para los trabajadores como para el Sistema Nacional de Seguridad Social, pues a eso se dedica este blog.

Los pagos en dinero negro suponen someter a los trabajadores a una infracotización en sus cuotas a la Seguridad Social, lo cual constituye una práctica mucho más peligrosa de lo que se pueda pensar en un principio. La infracotización supone una disminución de la base de cotización por contingencias comunes y profesionales del trabajador, siendo éstas las que determinan la base reguladora a aplicar en caso de incapacidad temporal o incapacidad permanente. Pongamos un ejemplo, Antonio, camarero en una de las empresas de Arturo Fernández, sufre una caída durante su jornada de trabajo como consecuencia de la cual se rompe la tibia, iniciando un período de incapacidad temporal que deriva en una incapacidad permanente total para la profesión habitual. La prestación de incapacidad temporal y permanente de Antonio se ajustaría a lo cotizado a la Seguridad Social por la empresa, dentro de la cual no se incluye obviamente lo abonado como dinero negro. Ya nos podemos imaginar cual sería el importe de la prestación que le quedaría a Antonio en estas circunstancias.

Pero la infracotización no afecta únicamente a las bajas laborales, sino a cualquier otra prestación que el trabajador pudiera percibir de la Seguridad Social, como las de desempleo o  jubilación. También afectará al cálculo de la indemnización por despido, o a la cantidad de la que se haría cargo el FOGASA en caso de insolvencia empresarial.

Los pagos en B suponen la comisión de un fraude a la Seguridad Social que repercute sobre todos los ciudadanos. A diferencia de lo que muchos podéis pensar, la Seguridad Social no se sufraga con impuestos, sino con las cuotas abonadas a la misma por los empresarios y trabajadores. Del mismo modo, las prestaciones otorgadas por la Seguridad Social dependen del necesario equilibrio presupuestario de este Organismo. Es decir, el importe y extensión de la prestación por jubilación, desempleo, incapacidad u orfandad,  entre otras, dependerá de los ingresos obtenidos por la Seguridad Social por cotizaciones. Es de dominio público que la situación actual de la Tesorería de la Seguridad Social es de quiebra técnica, pues desde hace meses ha tenido que acudir al fondo de pensiones para hacer frente a sus pagos ordinarios. Defraudar a la Seguridad Social, hoy más que nunca, es un ataque al estado del bienestar. Cada euro que no se cotiza son recursos que desaparecen del sistema, son pensiones que se congelan, son prestaciones por desempleo que se reducen e incapacidades que no se conceden. No podemos permitir estas prácticas bajo ninguna circunstancia, especialmente cuando proceden de alguien que debería dar ejemplo al mundo empresarial, como es el vicepresidente de la CEOE.

Espero y deseo que la Inspección de Trabajo proceda a abrir la correspondiente investigación y, de confirmarse las practicas denunciadas, haga recaer sobre Arturo Fernández toda la fuerza de la ley, aplicando con la máxima severidad los artículos 23 y 40 de la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social por la comisión de una falta muy grave en materia de Seguridad Social, aplicando la sanción máxima que la Ley fija para este tipo de actuaciones. Por su parte, los trabajadores afectados podrán requerir a la Inspección de Trabajo para que regularice sus cotizaciones, si bien con el tope máximo de los cuatro años inmediatamente anteriores por ser este el plazo de prescripción fijado en la Ley.

No responder de forma contundente a este tipo de actos fraudulentos supondría no solo tolerar un abuso respecto de los trabajadores, sino  también favorecer la competitividad de las empresas defraudadoras frente a aquellas que cumplen con todas sus obligaciones laborales y de Seguridad Social. Algo que no podemos ni debemos permitir.

Clip to Evernote

About Fabián Valero Moldes

Fabián Valero Moldes (Vigo, 1975). Soy Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio desde el año 2006. Me dedico a la abogacía y la consultoría, y soy especialista en Derecho del Trabajo, Seguridad Social y personal al servicio de las Administraciones Públicas. Colaboro con el Departamento de Derecho del Trabajo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Trabajo de la Universidad de Vigo, pero también con medios de prensa nacionales y autonómicos y con editoriales especializadas como Francis Lefevre. Creo y defiendo que la Justicia es uno de los derechos fundamentales más importantes del ser humano. Si quieres localizarme escríbeme un email: fvalero@nexolaboral.com

4 Thoughts on “Arturo Fernández (CEOE): el precio de pagar en negro

  1. El fraude es doble, a la Seguridad Social y a la Agencia Tributaria. Y por este último caso, en ocasiones los mismos trabajadores son cómplices de esta práctica bastante generalizada en las empresas. Felicitaciones por su artículo !!

  2. Miguel Angel on 12/02/2013 at 18:57 said:

    Hola Fabián.
    Sigo tu blog y tus comentarios desde hace tiempo -reforma laboral, Carlos Floriano & Despido improcedente de Luis Sepúlveda, etc- y me parecen magníficos por su claridad, tecnicismo e independencia.
    Y de verás que te lo agradezco en estos tiempos en donde los egoísmos personales y las vanidades sin límites de los cuatreros que manejan los hilos de nuestra sociedad nos están dañando tanto y me producen tantos vómitos que ya mi estómago no tiene nada más que echar.
    Mi capacidad de sorpresa ante estas noticias ya es muy baja; sinceramente yo me lo esperaba, no sabía si de este Sr. o de cualquier otro que maneja la doble moral tan bien, tan bien que bambi a su lado se parece al lobo feroz.
    ¡Que asco! ¿Hasta dónde van a llegar? ¿Qué coño es lo que quieren? ¿Que nos vayamos todos?
    Pues yo voy a resistir.
    ¿Para cuándo en los colegios clases de ciudadanía, sin adoctrinamiento, sin religiones?
    ¿Para cuándo los empresarios éticos?¿Y los trabajadores implicados y bien formados?¿y los sindicatos responsables? ¿Y los partidos políticos democráticos y SOCIALES?
    Disculpa la ira que me ha encendido y vuelvo a felicitarte por tu sensacional blog.
    Saludos

    • Muchas gracias Miguel Ángel. No creo merecer tantos elogios, mi meta es que la ciudadanía tenga un lugar donde poder tener información laboral seria. Los últimos acontecimientos y noticias me han llevado también a denunciar las manipulaciones y medias verdades que se dicen por determinados miembros de nuestra clase política, empresarial y sindical para que el ciudadano no se deje engañar y pueda sacar sus propias conclusiones. Intentaré estar a la altura de tus felicitaciones en los próximos artículos. Gracias una vez más y saludos.

  3. Pingback: ¿Por qué la gente trabaja «en negro»? | AFLabor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation