web analytics

¿Y si me pillan haciendo uso privado de internet en la oficina?

Hace ya muchos años que internet se incorporó a nuestras vidas, y con ello, la discusión sobre el uso para cuestiones privadas que se le puede dar durante el tiempo de trabajo. Debate que con la puesta en escena de las redes sociales se ha intensificado. ¿Es lícito usar internet para cuestiones privadas en el trabajo? ¿Puede vigilar la empresa el uso que se le da a internet? ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de su uso irregular?. Intentaré responder a estas preguntas apoyándome en las últimas sentencias que hemos conocido sobre esta materia.

El uso de internet en el puesto de trabajo para cuestiones estrictamente personales dependerá, en buena medida, del grado de consentimiento empresarial. A día de hoy, tras diversas sentencias al respecto, resulta indiscutible que si el empresario ha comunicado expresamente a los trabajadores que el uso de la red se destina exclusivamente a temas laborales, su utilización privada resultaría claramente irregular. En el caso de no existir un protocolo en la empresa sobre el uso de internet, la licitud de su utilización privada dependerá en buena medida de la forma en que se haga, como por ejemplo evitar la navegación por lugares que pongan en riesgo la seguridad informática de la empresa, la revelación de información confidencial, utilizar la red para criticar o ridiculizar a compañeros de trabajo o desprestigiar la empresa para la que se trabaja, que el tiempo destinado a usos privados no interfiera en el desempeño del trabajo, etc. En resumen, en caso de un uso particular de la red, éste se debe realizar respetando la buena fe contractual, por tiempo claramente limitado y siempre y cuando  exista una tolerancia empresarial al respecto y no una prohibición expresa de su uso para fines privados.

Partiendo de esta base, hay que señalar que el empresario está facultado para controlar y vigilar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales, pues así lo reconoce expresamente el art. 20 del Estatuto de los Trabajadores. Es decir, el uso por el empleado de un medio de producción como es el ordenador puede ser objeto de control y vigilancia empresarial. Ahora bien, ¿qué límites existen en ese control empresarial del uso del ordenador? El art. 20 del Estatuto de los Trabajadores señala que el empresario debe respetar la dignidad del trabajador a la hora de realizar las funciones de vigilancia y control. En relación con el respeto a la dignidad, el Tribunal Supremo en su sentencia de 6 de octubre de 2011, pero también otros Tribunales, como el Superior de Andalucía en una sentencia que curiosamente es de la misma fecha, han aclarado que no se quiebra el derecho a la dignidad del trabajador cuando expresamente se hayan dictado instrucciones, o se haya indicado por el empleador, que el ordenador no puede destinarse actividades privadas sino a labores estrictamente profesionales, en estos casos serán completamente legítimos los registros empresariales y las monitorizaciones del ordenador sin preaviso alguno al trabajador.  Cosa diferente es que en la empresa no existan reglas concretas sobre el uso de internet y el trabajador destine el ordenador a actividades privadas. En estos casos se entiende que por el trabajador existe una cierta “expectativa de confidencialidad” y por tanto los registros y controles si que tendrán que respetar necesariamente su dignidad, aplicando por ejemplo para estos casos  el art. 18 del Estatuto de los Trabajadores.

En cuanto a las consecuencias que se derivan del uso privativo de internet sin consentimiento empresarial, es claro que estaríamos ante una quiebra de la buena fe por parte del trabajador y ante un incumplimiento de las órdenes legítimas emanadas de la dirección. En estos supuestos sería plenamente ajustado a derecho la imposición de una sanción que, en atención a la gravedad o persistencia en la actuación por parte del trabajador, podría ser sancionada con despido. En los demás casos, la imposición de una sanción estaría vinculada al grado de tolerancia empresarial que pudiera haber existido, al debido respeto en los controles efectuados de la dignidad del trabajador, al tiempo que se haya podido dedicar a actividades privadas dentro del computo de la jornada laboral o a los daños que se pudieran haber causado a la empresa.

Del mismo modo que internet y las redes sociales están en constante evolución, también lo está la jurisprudencia de nuestros tribunales. Aun existen muchos puntos oscuros sobre esta materia y son pocas las certezas para dar una respuesta absolutamente clara, las circunstancias concurrentes en cada caso pueden ser la diferencia entre un despido procedente o que al empleado no le suceda absolutamente nada.

Os esperamos en las redes sociales.

Clip to Evernote

About Fabián Valero Moldes

Fabián Valero Moldes (Vigo, 1975). Soy Licenciado en Derecho y abogado en ejercicio desde el año 2006. Me dedico a la abogacía y la consultoría, y soy especialista en Derecho del Trabajo, Seguridad Social y personal al servicio de las Administraciones Públicas. Colaboro con el Departamento de Derecho del Trabajo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y del Trabajo de la Universidad de Vigo, pero también con medios de prensa nacionales y autonómicos y con editoriales especializadas como Francis Lefevre. Creo y defiendo que la Justicia es uno de los derechos fundamentales más importantes del ser humano. Si quieres localizarme escríbeme un email: fvalero@nexolaboral.com

One Thought on “¿Y si me pillan haciendo uso privado de internet en la oficina?

  1. Jorge J. Rodríguez Núñez on 05/09/2012 at 6:38 said:

    Muy buen resumen de la situación actual. Para completar un poco el artículo os enlazo una resolución de la AEPD en la que podemos ver un ejemplo bastante claro:

    https://www.agpd.es/portalwebAGPD/resoluciones/archivo_actuaciones/archivo_actuaciones_2010/common/pdfs/E-03490-2009_Resolucion-de-fecha-03-02-2010_Art-ii-culo-6.2-LOPD.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post Navigation